Parte 1, La sal en el período de esplendor Muisca

Desde tiempos inmemorables hasta la entrada del imperio español a lo que hoy conocemos como el continente americano, los territorios que hoy componen el altiplano cundiboyacense colombiano estuvieron habitados por gente de sal, específicamente por pueblos de filiación chibcha conocidos como muiscas.

Antes y durante una parte de la colonización española los muiscas hablaban un idioma que los europeos identificaron con el mismo nombre y gozaban de un equilibrio social y prestigio entre los pueblos indígenas del norte de la cordillera de los andes debido a su posesión de los yacimientos de sal gema de Zipaquirá, Nemocón y Sesquilé principalmente.

Antes de la llegada de los colonizadores españoles, los muiscas habían desarrollado y perfeccionado un sistema para producir, comercializar y entregar con éxito su producto estrella: el pan de sal.

Imagen

En torno a la sal se creó una cadena de valor altamente especializada que se encargaba de hacer funcionar todo el engranaje de la producción del pan de sal. De hecho varios estudios arqueológicos han demostrado que las gentes de Cogua, por ser expertos alfareros, aportaban los recipientes requeridos para cocinar el pan de sal; los muiscas de Gachetá aportaban la leña para las largas cocciones de la salmuera y los de Guatavita eran expertos orfebres que transformaban los metales y piedras preciosas y semipreciosas en piezas rituales y aditamentos del ajuar ceremonial del gran Zipa.

Este complejo sistema tenía grosso modo dos grandes fases:

1. Producción del pan de sal

Los muiscas usaban la sal disuelta en agua como materia prima básica para la producción del pan de sal. El proceso consistía en cocinar con leña la salmuera en grandes vasijas de barro hasta lograr la completa evaporación del agua y la compactación y endurecimiento de la sal, (esta fase tardaba entre 18 a 20 días). Luego quebraban la vasija de barro obteniendo un enorme trozo de sal pura llamado en castellano pan de sal que se dividía en trozos manejables.

Los muiscas descubrieron y aprovecharon los yacimientos de sal mucho antes de la llegada de los españoles. Desde aquella época y hasta antes de la revolución industrial, la sal representaba la riqueza hasta el punto de usarse el pan de sal como unidad monetaria en toda la región. A cambio de los panes de sal y de sus trozos, los muiscas obtenían todos los productos y materias primas imaginables de la región.

2. Comercialización del pan de sal

El transporte de los panes de sal lo realizaban hombres a pie quienes usaban una gran faja de algodón que sostenían con su frente mientras el pan de sal reposaba sobre el otro extremo de la faja. Estos transportadores recorrían grandes distancias llevando el preciado producto para su comercialización en los mercados regionales y locales.

Antes de la invasión española los llamados muiscas, hijos y súbditos del Zipa, poseían y usufructuaban los yacimientos de sal antes mencionados y gracias a la producción y comercialización del pan de sal gozaron de riqueza y poder entre los pueblos de su época.

Ahora que sabes algo más acerca de nuestra herencia cultural salinera te invitamos a que conozcas nuestros productos de iluminación, arte y decoración para el hogar inspirados en la Sal. Te esperamos en Catedral de Sal de Zipaquirá junto al Show de luces y sonido. Somos La Maloka Moderna, somos el futuro de nuestra tradición.
En Zipaquirá somos tu destino.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s