Salinas de Maras.

Imagen

En Perú se encuentra un pueblo conocido como Maras, ubicado a 48km de la ciudad de Cusco, popular por haber sido el principal proveedor de sal en la época del virreinato. En la actualidad su actividad económica se centra en la agricultura y entre sus atractivos se encuentran sus salinas, situadas a una hora del pueblo aproximadamente.

 Imagen

Las salinas de Maras están compuestas por alrededor de 3000 pequeños pozos cada uno con un área promedio de 5 m² y una profundidad no mayor de 13 cm, que durante los periodos de sequía se llenan naturalmente con abundante agua salada proveniente del río que se encuentra en la parte superior de estos, para que posterior al proceso natural de evaporación del agua, broten tres tipos de sal solidificada (de primera, segunda o tercera categoría, dependiendo la pureza). Después de un mes de repetirse este proceso y conseguir el volumen de sal requerido, es golpeada hasta llegar a extraer sal granulada. En la antigüedad esta sal era utilizada únicamente con fines medicinales pero en la actualidad surte a variedad de biosferas, supermercados, restaurantes y hoteles que alcanzan a multiplicar varias veces el precio inicial.

 Imagen

Los pobladores y los encargados de procesar la sal en los pozos hacen participes a los turistas de sus técnicas incluyendo el proceso de extracción de la sal. Además este hermoso lugar en época de sequía es propicio para practicar ciclismo de montaña y es un espectáculo para los amantes del arte natural y la fotografía.

 

Ahora que sabes algo más acerca de nuestra herencia cultural salinera te invitamos a que conozcas nuestros productos de iluminación, arte y decoración para el hogar inspirados en la Sal. Te esperamos en Catedral de Sal de Zipaquirá junto al Show de luces y sonido. Somos La Maloka Moderna, somos el futuro de nuestra tradición.

En Zipaquirá somos tu destino.

Parte 3: “Con sal de Zipaquirá fue bautizada la República de Colombia”.

Hacia finales del siglo XVIII y principios del XIX Colombia, al igual que otros países suramericanos, se encontraba librando batallas por la emancipación de sus territorios, los cuales estaban bajo el control del imperio español desde mediados del S XVI. Para el caso de Colombia dichos esfuerzos tuvieron su momento cumbre el 20 de julio de 1810, fecha en que los colombianos celebramos el día de nuestra independencia. Sin embargo hay quienes afirman que la verdadera independencia se logró nueve años después en la Batalla de Boyacá, el 7 de agosto de 1819; mientras que otros aún más escépticos aseguran que la verdadera independencia no se ha logrado hasta la fecha.
Imagen

Repasando la memoria histórica de Zipaquirá encontramos en el Palacio Municipal, sede de la administración pública, una serie de placas conmemorativas que narran los hechos aquí referidos, siendo una de las más célebres la que inmortalizó las palabras pronunciadas por el expresidente Alberto Lleras Camargo en 1960: “Yo diría que con sal de Zipaquirá fue bautizada la República”. De hecho sabemos que en 1816 Zipaquirá cedió voluntariamente las riquezas de las salinas a la Junta de Gobierno de Santa Fe (hoy Bogotá DC), contribuyendo efectivamente a la victoria lograda por los criollos en la Batalla de Boyacá. Recordemos que en 1814 con la llegada a Zipaquirá del sabio Alexander Von Humboldt, la economía salinera sufrió importantes avances pasando de un proceso de aprovechamiento artesanal a cielo abierto a un sistema de explotación minera por galerías subterráneas, lo cual significó un aumento considerable en el volumen de producción del preciado mineral.

De acuerdo con lo anterior podemos concluir que el aporte económico y humano hecho por Zipaquirá fue determinante para la emancipación de la República de Colombia pues la riqueza que generaba la naciente industria de la sal permitió financiar las empresas independentistas aludidas. Cabe resaltar que sólo hasta el año 2002, 186 años después, y luego de una esmerada gestión de la administración municipal de ese entonces, el Estado colombiano decidió devolver a la ciudad el derecho a gozar del usufructo de la explotación salinera y de su Catedral de Sal, lo cual hace aún más loable el sacrificio de los zipaquireños en favor de la causa nacional.

Ahora que sabes algo más acerca de nuestra herencia cultural salinera te invitamos a que conozcas nuestros productos de iluminación, arte y decoración para el hogar inspirados en la Sal. Te esperamos en Catedral de Sal de Zipaquirá junto al Show de luces y sonido. Somos La Maloka Moderna, somos el futuro de nuestra tradición.

En Zipaquirá somos tu destino.

El salar de Uyuni – Hotel Palacio de Sal

En el suroeste de Bolivia cerca a la cresta de los Andes, más exactamente en el departamento de Potosí, se encuentra el Salar de Uyuni, el salar más grande del mundo que se dio como resultado de la sequía de un lago de los Andes; con una profundidad de 120 metros, una altura de 3650 metros y una longitud de 12.000 km2, es conocido como “El desierto blanco”.

Con sus, aproximadamente, 10.000 millones de toneladas renovadas constante y naturalmente, éste salar es considerado como el depósito más importante de sal en el mundo. Su importancia es inimaginable debido a que en este lugar el proceso de extracción de sal es una costumbre ancestral, además de ser desde la antigüedad hasta nuestros días un recurso primordial para sostener a muchos pueblos. También es fuente riqueza debido a las 5, 5 millones de toneladas de litio que alberga.

Imagen

Para honrar la majestuosidad del lugar y a sus visitantes el hidalgo Juan Quesada Valda -pionero de los hoteles de sal en el mundo- decidió en 1998, empezar la construcción de un hotel al que llamó El Palacio de Sal, construido completamente a base de roca de sal, desde las paredes hasta las sillas y mesas.

Esta construcción surgió con el fin de darles a los turistas del salar un lugar para hospedarse acorde con la naturaleza del entorno, posibilitando una ruta turística por este.

El hotel fue cimentado con aproximadamente un millón de bloques de sal. Cuenta con 16 habitaciones con apariencia de iglúes, un comedor en el cual la especialidad es el Pollo a la sal, lobby, bar y sala de juegos.

Imagen

Ahora que sabes algo más acerca de nuestra herencia cultural salinera te invitamos a que conozcas nuestros productos de iluminación, arte y decoración para el hogar inspirados en la Sal. Te esperamos en Catedral de Sal de Zipaquirá junto al Show de luces y sonido. Somos La Maloka Moderna, somos el futuro de nuestra tradición.

En Zipaquirá somos tu destino.